RETRATOS DE AUSENCIA

REPORTAJE REALIZADO POR MARIO TORO QUINTERO

8.jpg

Biografía

Tras conocer de cerca situaciones de violencia que vivieron sus familiares en el pasado, decidió que por medio de la fotografía daría testimonio a aquellas voces que han sido marginadas por la sociedad para relatar verdades silenciadas e invisibilizadas.

 

Fotógrafo documental enfocado en la construcción de memoria desde la imagen en distintos territorios del país.

  • Instagram

Foto parte del proyecto Retratos de Ausencia

RETRATOS DE AUSENCIA

‘Retratos de ausencia’ es una muestra persistencia de madres buscadoras colombianas por encontrar la verdad de sus desaparecidos, enfocada a retratar lo difícil de la vida con el peso y lo absoluto de la ausencia y el importante papel de madres y familias buscaodras en la búsqueda de la verdad.

En el departamento del Meta hay un grupo de mujeres que por medio del arte han encontrado la reconciliación, reparación y fortaleza para afrontar la desaparición de sus familiares por parte de grupos armados con las extintas FARC-EP (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo) o grupos paramilitares en la región. Este reportaje tiene como meta visibilizar la situación que atraviesan las madres buscadoras durante sus procesos en el marco de la desaparición de familiares, a los cuales no han dejado de esperar ni de buscar, viviendo con los recuerdos, interactuando con las ausencias físicas y emocionales que dejaron.  El proyecto pretende que la situación de aquellas personas que se quedan durante años esperando a quienes desapareció el conflicto interno, se socialice desde todos los aspectos, en este caso documentales. En estos retratos de ausencia conocemos a Rocío, Liliana e Himelda, mujeres y madres quienes han sufrido por décadas la crudeza del conflicto interno porque este les arrebató a quienes amaban; sus hijos.

1.jpg

Himelda Ariza perdió a su hijo hace 20 años en el Manantial, un barrio de la ciudad de Villavicencio mientras jugaba fútbol junto a sus amigos. En 2009 se enteró que un frente paramilitar lo llevó a la fuerza y según la información que Himelda ha logrado conseguir tras años de búsqueda, después de doce días retenido, su hijo fue fusilado en el caserío El Tropezón, en el departamento del Meta.

Himelda Ariza sostiene un telar pintado a mano en honor a su hijo Andrés, desaparecido en Villavicencio en el año 2001.

5.jpg

A Rocío le arrebataron del lado a su hijo quien fue tomado a la fuerza por las el frente 16 de las extintas FARC-EP cuando aún era menor de edad con la excusa de que sería una retención de dos meses a modo de castigo, pero no lo volvió a ver.

Rocío Castillo, madre de Iván Darío López, relatando cómo fue la última vez que pudo ver a su hijo.

9.jpg

Liliana fue al departamento del Vichada a buscar a su hijo quien se desplazó hacia esa zona a buscar oportunidades laborales y perdió el contacto con su familia. Después de más de un año de búsqueda lograron reencontrarse. Sin embargo, días después mientras almorzaban juntos durante la celebración del día de la madre, un miembro de Las FARC-EP le solicitó irse con ellos y nunca regresó.

Aliria de Jesús Marulanda Romero, quien prefiere que le llamen Liliana, sostiene el único cuadro que conserva de José Luis Sánchez, desaparecido en el 2002.

Con su trabajo y sus procesos de búsqueda, ellas buscan  aportar a la memoria, la verdad, a procesos de reparación y no repetición en el país y, en este caso, desde zonas tan afectadas por la violencia como lo es la Orinoquía. Es importante que aquellas personas desaparecidas nunca lleguen a ser olvidadas y que sus rostros sean estandarte de resistencia, de persistencia y de lucha por la verdad.

Desde 1970 y hasta la fecha se reportan más de 80.000 víctimas de desaparición forzada en el país.
Más de 80.000 personas que se llevaron para nunca regresar, pero que sus familias nunca dejaron de esperar.

GALERÍA COMPLETA - Doble click para más info