IRANIANS IN EXILE

REPORTED BY RODRY KAMEHZARI

009.jpg

Biografía

Fotógrafo documental independiente afincado en Europa del Este.

Contacto: kamehzari.rodry@gmail.com

  • Instagram

Foto parte del proyecto "Iranians in Exile"

IRANIANS IN EXILE

"Las fotografías y las breves biografías de las personas incluidas en este volumen pretenden representar sus vidas tal y como eran en 2019 y en el primer semestre de 2020; por lo tanto, cualquier cambio en sus situaciones desde entonces, aunque se sigue, no se refleja aquí debido a la naturaleza y el propósito de nuestro trabajo, que es un estudio de casos en profundidad y no longitudinal. Además, sus nombres han sido cambiados a propósito para proteger el anonimato". 

 

Iranians in Exile es un proyecto fotográfico que se centra en los jóvenes iraníes, un grupo de fuga de cerebros posterior a la revolución, que dejaron su país de origen para construir un futuro en otro lugar. La idea de documentar la injusticia y la desigualdad se me ocurrió hace muchos años, pero no fue hasta mi traslado a Turquía en 2019 cuando comprendí uno de mis propósitos finales: retratar las historias no contadas de los compañeros iraníes emigrados.

    

Actualmente hay una diáspora de entre 5 y 7 millones de personas nacidas en Irán que se extiende por todos los rincones del planeta. Algunos huyeron para salvar sus vidas, otros se fueron para escapar de las limitaciones dentro de Irán, mientras que otros se trasladaron por razones educativas o personales. Independientemente de sus motivaciones, todos tenían un objetivo similar: construir una vida mejor, principalmente en tierras cercanas con mejores condiciones de vida y en Occidente. Turquía, al ser uno de los países más desarrollados de la región, también se ha convertido en una popular parada intermedia, aunque muchos tuvieron que quedarse o eligieron quedarse al final, uniéndose a sus más de 500 mil compatriotas.

 

Irán, con sus casi 84 millones de habitantes actuales (casi la mitad de los cuales son menores de 30 años), no supo aprovechar la oportunidad que se le presentó en la década de 1990, sobre todo debido al crecimiento demográfico, la caída de los precios del petróleo y la corrupción. Esto provocó la emigración de aún más miembros de la clase media y alta iraní, muchos de los cuales ya habían huido en cuanto la censura, las violaciones de los derechos humanos y la guerra empezaron a devastar el país. Este éxodo a gran escala ha contribuido en gran medida a la baja tasa media de crecimiento del PIB de Irán (apenas un dos por ciento en los últimos 43 años) y al deterioro de la calidad de vida de sus habitantes. Los datos también muestran que la pobreza relativa y la desigualdad de ingresos se han mantenido en un nivel elevado, en parte debido a las severas reformas educativas y a la escasa participación de las mujeres en la población activa. 


Los derechos de las mujeres, las minorías étnicas, las comunidades LGBTQ y las oposiciones políticas son aplastadas por el mismo puño de hierro que gobierna Irán desde hace 43 años. Por lo tanto, no es muy sorprendente que lo primero que piensen los jóvenes iraníes después de graduarse sea la migración, para buscar una tierra que les ofrezca tranquilidad. 

001.jpg

Sam nació en 1998, en la ciudad central iraní de Isfahan. Desde que emigró a Turquía en 2017, se ha convertido en un músico autodidacta que también conoce bien los aspectos teóricos de la música. Se gana el pan como profesor, traductor y, ocasionalmente, como intérprete. Se esfuerza constantemente por mejorar sus habilidades musicales en el apartamento del sótano de su primo, sin luz y, la mayoría de las veces, sin mucha esperanza. Sam ha publicado varios singles en diversos medios, incluido Spotify, y ha actuado en escenarios de toda Ankara; por desgracia, esto último lo hizo principalmente para pagar las facturas, y rara vez por placer.

Sam posando para su retrato, Ankara, Turquía 2020.

004.jpg

Sahar nació en Teherán en 1987. Llegó a Ankara hace unos dos años con su hijo, Reza. Al principio su pareja rusa no se unió a ellos, pero ahora viven todos juntos, junto con la madre y las dos hermanas de Sahar. La siguieron a Turquía para construir un mañana más deseable como familia. Todos trabajan duro para apoyarse mutuamente; por ejemplo, Sahar es tutora en un jardín de infancia local que enseña idiomas y otros conocimientos. Y cuando no están fichando, intentan disfrutar de la relativa libertad que les da este país y sueñan con irse a Occidente.

Sahar en su habitación, riéndose espontáneamente mientras intento retratarla, Ankara, Turquía 2019.

007.jpg

Ruzbeh nació en la capital, Teherán, en 1980. Tras obtener un doctorado en una reputada universidad del sur de la India, se trasladó a su país natal con su mujer en un intento de tener una vida estable y productiva. Sin embargo, debido a ciertas circunstancias desafortunadas, no tuvieron más remedio que trasladarse poco después, en 2019, esta vez a Turquía, donde continuaron su lucha. En la actualidad, él se gana la vida dando clases de inglés, mientras que su esposa está atrapada en Teherán, ya que la segunda ola de la pandemia en curso obligó a los países vecinos a cerrar sus fronteras con Irán una vez más.

Ruzbeh, mientras me recibía como invitado en su casa, me comentó lo mucho que COVID-19 ha influido en su relación, su plan para trabajar como profesor, especialmente en universidades occidentales, así como su perspectiva económica. Ankara, Turquía 2020.

010.jpg

Maryam nació en 1996 en Tabriz. El divorcio de sus padres y la búsqueda de mejores condiciones de vida por parte de su madre la llevaron a Turquía a los diez años. Como ciudadana de dos países y hablante fluida de sus lenguas, primero decidió ampliar sus conocimientos lingüísticos mediante el aprendizaje de la lengua y la literatura inglesas. Cuando se dio cuenta de que quería ayudar a la gente a través de la psicología, empezó a trabajar con ese objetivo contribuyendo a las actividades de la Agencia de la ONU para los Refugiados. Actualmente está matriculada en el programa de filosofía de una universidad local para adquirir conocimientos básicos para sus futuros estudios de psicología, ya sea en Turquía o en el extranjero. Además de la mente y las emociones humanas, le entusiasman la música y las bicicletas.

Maryam en su escritorio, Ankara, Turquía 2020.

013 (1).jpg

Ali nació en 1996 en Teherán. Al terminar su licenciatura en ingeniería médica, abandonó Irán en 2017 en busca de mejores opciones educativas y profesionales. Aunque Ankara solo debía ser un trampolín para dar un "salto" hacia sus objetivos profesionales, ya ha pasado tres años aquí en busca de una oportunidad para continuar sus estudios. Mientras tanto, se dedicó a la enseñanza del inglés por necesidad, pero tampoco permaneció ocioso en su tiempo libre: ha colaborado en varios proyectos artísticos con compatriotas, ha empezado a escribir su primera novela y ha completado dos álbumes de fotografía.

Ali mostrándome su trascendental, Ankara, Turquía 2019.

016.jpg

Ashkan es de Shiraz, donde nació en 2000. Su familia lo envió, su único hijo, a Turquía en 2019, antes de que cumpliera los 18 años, para ofrecerle mejores oportunidades profesionales. Su primera parada fue Ankara, donde aprendió turco y superó con éxito el examen para la educación superior. Actualmente es estudiante de medicina en la Universidad Aydin de Estambul, y aspira a convertirse en médico algún día. Por desgracia, el camino que ha emprendido no está exento de estrés: siente que ha envejecido una década en el último año y medio, a causa de la soledad y los problemas económicos.

Ashkan before an afternoon lesson at his school, Ankara, Turkey 2020.

019.jpg

Payman nació en 1982 en la antigua ciudad noroccidental de Ardabil. Se licenció en ingeniería civil en Irán y permaneció en ese campo durante una década, hasta que sus intereses se desviaron hacia la educación. Los cuatro años siguientes los pasó dirigiendo una escuela privada, pero los defectos del sistema legal iraní y la galopante corrupción burocrática le llevaron al final a Turquía, donde siguió preparando a los estudiantes para la universidad y desarrollando sus "talentos ocultos", como le gusta decir. Es una persona pulcra y puntual, con un horario organizado que incluye, entre otras cosas, correr por la mañana temprano y una dieta personal.

Peyman de pie junto al espejo de su dormitorio, Ankara, Turquía 2020.

022.jpg

Behzad was born in 1996 in the western city of Kermanshah. During his teenager years he and his family returned to Turkey, the land of their parents and grandparents, in hope for a brighter future. He believes that it was the right choice, for Ankara has a more diverse international community as well as a more suitable environment for his desired path than Tehran. He is studying psychology at a local prestigious university with the aim of becoming a clinical psychologist, while also working as a Farsi-English translator and interpreter. His affectionate dog, Doom, is a great source of stability in his life.

Behzad posing for his portrait. Ankara, Turkey 2020.

Mi objetivo es abordar dos grandes preocupaciones a través de este proyecto: hasta qué punto un régimen totalitario puede tener un impacto sociopolítico en sus ciudadanos, y durante cuánto tiempo una comunidad o una nación puede poseer inmunidad contra tales acciones de terror. Para visualizar esta tragedia moderna, capté el día a día de un pequeño grupo de iraníes (ocho candidatos) en Ankara, pues creo que un documental que refleje cómo se enfrentan a estas nuevas circunstancias es algo que debería haberse hecho hace tiempo. Sin embargo, el proyecto no se detendrá ahí. Debo seguir narrando sin descanso los éxitos y los fracasos de los inmigrantes iraníes, para revelar al mundo las adversidades de toda una generación, al menos hasta que tengan una patria a la que regresar.

Galería Completa - Doble click para más info

ESTE ARTÍCULO ES SOLO UN FRAGMENTO DEL LIBRO COMPLETO PUBLICADO POR EL FOTÓGRAFO.
CONTACTA: kamehzari.rodry@gmail.com PARA MÁS INFO!