Artículo Editorial

SURVIVORS

Miércoles 17 de Marzo 2021

Autor: Erberto Zani @zanierberto

Documentary Photography

"SUPERVIVIENTES" es el título de mi proyecto documental a largo plazo sobre los supervivientes de ataques con ácido alrededor del mundo. El objetivo es poner la luz sobre estos terribles y criminales ataques. Desfiguradas con ácido industrial por vecinos, familiares o novios-maridos por motivos económicos o celos insensatos, estas personas se ven obligadas a sobrevivir durante años al margen de la sociedad. A menudo se les considera culpables por su aspecto, criaturas impuras a las que hay que dejar en la sombra. Destruyendo la cara de una persona con ácido, los criminales no quieren matar, prefieren borrar la identidad de las víctimas con una especie de marca negra que mostrar inevitablemente cada día a la sociedad: no es una coincidencia que muchos supervivientes, especialmente mujeres, prefieran suicidarse.
El cuerpo de mi reportaje es "un retrato, una historia": con mi trabajo intento ser no sólo un testigo de lo que ocurre en varias, y lejanas, zonas de nuestro mundo, sino también una "voz" para las víctimas. Cada retrato describe un dolor profundo. Cada historia cuenta una violencia infame, años de tormentos físicos y mentales, pero también una nueva actitud ante la vida, un mensaje de esperanza, un grito para detener cualquier tipo de violencia y el uso del ácido. En algunos casos los coches ya no se esconden, sino que se exhiben con orgullo como símbolo de una guerra contra la locura humana. Un mensaje para contrastar estos ataques criminales y una esperanza para cientos de víctimas, mujeres hombres y a veces también niños.
Hasta ahora, para este tema he trabajado en Bangladesh, Uganda e India, pero mi proyecto continuará:
Los ataques con ácido, de hecho, se han registrado ya en 38 países del mundo.

001_survivors.jpg

Suraya, 28 años (Mymensigh, Bangladesh). En 2008 el violento marido le pidió más dinero y la castigó utilizando ácido industrial (muy barato y fácil de comprar en el mercado local).

El marido está ahora en prisión con una condena de por vida. Suraya, que había perdido el ojo izquierdo, trabaja con el personal de la Fundación de Supervivientes del Ácido de Dacca. Ha recibido el "Premio Joyeeta" del gobierno como embajadora de la valentía.

003_survivors.jpg

Nomita, 45 años (Dacca, Bangladesh). Un pariente de edad paterna de Nomita acudía a menudo a la casa de ésta. Al cabo de unos días, se sintió atraído por Nomita, pero los miembros de la familia de ésta se asombraron al observar su comportamiento inmoral. A raíz de su actitud, la familia de Nomita le advirtió por su comportamiento desagradable. Nomita fue atacada con ácido cuando volvía de la escuela junto a su padre. En ese momento, su padre se encontraba a una distancia de 10 a 12 metros de Nomita. Pero el padre de Nomita identificó al agresor. Tras el incidente, la niña fue trasladada al hospital Khulna sadar. Tras recibir tratamiento en el hospital de Khulna, fue remitida al hospital ortopédico nacional de Dhaka al cabo de unos meses. Nomita recibió una serie de intervenciones quirúrgicas durante su tratamiento en el Hospital Ortopédico Nacional. Tras la agresión, su padre presentó un caso. El agresor fue condenado a cadena perpetua. Sin embargo, ella desconoce la situación actual del agresor. Un equipo directivo de la Baptist Mission School, Mirpur, Dhaka, se reunió con Nomita durante el tratamiento. Después de conocer a Nomita, tomaron la decisión de admitirla en la Baptist Mission School. En 1987 aprobó el examen SSC, en 1990 aprobó el HSC y finalmente obtuvo el título de licenciada en 1993. Además de su título académico, ha recibido diferentes formaciones en su país y en el extranjero. 

006_survivors.jpg

Nabuuma, 31 años (Kigoma, Uganda). En 2008 se negó a aceptar la propuesta de matrimonio de un hombre: para vengarse, éste le desfiguró la cara con ácido.

008_survivors.jpg

Mohammad, 26 años (Nueva Delhi, India). Durante una noche, cuando era un niño de 4 años, alguien le atacó con ácido. Todavía no sabe quién fue el agresor, pero probablemente fue alguien que tuvo problemas con el padre de Mohammad. Actualmente, Mohammad trabaja en su taller mecánico.

002_survivors.jpg

Phool, 50 años (Nilakkhiya, Bangladesh). Fue atacado en el año 1991. Debido a la demanda de dote de su hermana, fue atacado por su marido. Después de recibir varios tratamientos en el hospital, ahora tiene una tienda de comestibles y una tienda de pasteles.

004_survivors.jpg

Nalumu, 35 años (pueblo de Bukeka, Uganda). En 2014, cuando volvía de un mercado local en Kampala, fue atacada por un hombre desconocido. Pasó varias veces por el hospital, sufriendo por las cicatrices y por los daños en los nervios de las manos.

005_survivors.jpg

Amos, 50 años (Mbarara, Uganda). Cuando Amos era político en su distrito, descubrió un sistema de corrupción entre otros políticos y empresarios: dispuesto a denunciarlo ante un tribunal, fue atacado por sicarios cerca de su casa en la noche del 8 de noviembre de 2017. Tras meses de varias cirugías y mucho sufrimiento, Amos volvió a casa. Los criminales fueron encarcelados durante veinte años, pero el político que organizó el ataque, desapareció.

007_survivors.jpg

Roopa, 26 años (Agra, India). En 2008, durante la noche, fue atacada por su madrastra. La razón fue que el agresor temía que ella pudiera revelar una relación extra marital con otro hombre. La madrastra vertió ácido nítrico concentrado en la cara de Roopa y huyó. Nadie la ayudó y no se le proporcionó ningún tipo de ayuda casi dos horas y media después del ataque. Ella tiene casi un 20% de quemaduras de ácido en su cuerpo y hasta ahora se han hecho 14 cirugías. Tardó 6 años en recuperarse mentalmente, porque intentó suicidarse muchas veces. El agresor fue castigado durante un año y medio. Después de la liberación, intentó de nuevo matar a Roopa. Ahora Roopa trabaja como camarera en Sheroes Hangout en Agra, una cafetería gestionada por supervivientes de ataques con ácido.

009_survivors.jpg

Neetu, 31 años (Agra, India). Sólo tenía 3 años cuando el padre la atacó con ácido a ella, a la madre y a la hermana menor de 18 meses. Neetu había perdido la visión en ambos ojos y tenía profundas cicatrices en la cara. A los dos meses de la agresión, la hermana de Neetu murió en el hospital por problemas en la cabeza a causa del ácido.
Actualmente Neetu trabaja en el Sheroes Hangout Cafè de Agra.
El criminal sigue viviendo con la familia.

- ERBERTO ZANI -

Erberto Zani es periodista y fotógrafo documentalista especializado en temas de derechos humanos.
Premiado en varios concursos internacionales, sus imágenes están publicadas en varios libros y decenas de revistas. 

 

www.erbertozani.com
 

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram